El corte de digestión no existe

Es muy habitual escuchar decir a los padres “en dos horas no te puedes bañar porque tienes que hacer la digestión”, reconoce el doctor Ándrés Sánchez Yagüe, especialista del aparato digestivo del Hospital Costa del Sol, en Marbella, y miembro de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD). Sin embargo, esta costumbre ha ayudado a “reducir lo que conocemos como corte de digestión”. Aunque… ¿existe realmente o es un mito?.

El doctor señala que “en un principio el corte de digestión no existe, sino que se le denomina así porque se relaciona con síntomas de la digestión. Su nombre está mal formulado, enmascarándose realmente las causas del mismo: el cambio bruco de temperatura.” “Al producirse un choque térmico, se generan síntomas como el vómito, pero esto no quiere decir que la digestión se interrumpa”, afirma el experto. De hecho, se puedo producir un corte de digestión sin haber comido, aunque las comidas, al producir energía, agravan el riesgo.

Famedic: corte de digestión

Imagen: elpaís.com

En verano, la temperatura corporal suele ser alta, especialmente después de las comidas copiosas. Por eso, un chapuzón en agua fría puede provocar que el cuerpo reaccione para evitar que la sangre se enfríe, impulsándola hacia adentro para que no ocurra hasta la vena cava, en el corazón. En el caso de que el órgano no soporte el volumen de sangre recibida, puede producirse una parada cardíaca de consecuencias fatales si se está nadando.

Los síntomas más normales son: tiriteras, palidez, mal cuerpo, náuseas y vómitos.

Por eso desde Famedic, damos estas recomendaciones generales para evitar los cortes de digestión, principalmente en esta época del año:

  1. No tomar el sol durante ratos largos, ya que aumenta el calor coporal.
  2. Refrescarse frecuentemente para regular la temperatura interna.
  3. Entrar poco a poco en el agua guardando horas de digestión
  4. Eludir las comidas copiosas e incluso no tomar alimentos o bebidas muy frías, ya que también pueden provocar un choque interno.

En el caso de padecerlo, conviene evitar la exposición al sol y cubrirse con una toalla para recuperar la temperatura del cuerpo. Posteriormente acudir al médico.

Como conclusión, el doctor apunta que “no hay control, muchos creen que llegan al hospital por un golpe de calor”. Además, cree que las zonas de aguas más frías, como las bañadas por el mar Cantábrico, son más proclives a registrar estas patologías en detrimento de las zonas mediterráneas, cuyas aguas son más cálidas.

Por eso desde Famedic Salud, la tarjeta sanitaria más inteligente, queremos hacer especial hincapié en la importancia de tener cuidado al entrar en el agua para así evitar sustos desagradables.

Escribir opinión

*

captcha *